Lorena Rentero

BUSCA Y ENCUENTRA!

Aun recuerdo las tardes de juego en el parque, aquel parque del barrio en la casa de mi abuela, donde con mi hermana, ;a y primas (todas de edades similares) jugábamos hasta que el sol se escondía y de un grito nos llaman a cenar. Desde una perspectiva no muy alta, veo a mis primas, nuevas generaciones, donde nacen con una prótesis, un móvil, un ordenador, un dispositivos que requiere su atención y su físico. Ya no se desgastan las zapatillas de tanto jugar al pilla pilla, ni se rompen sus pantalones por las rodillas de tanto caerse jugando, en cambio vemos espaldas encorvadas, más uso de gafas por el desgaste de la visión y lo que es más triste, soledad y falta de comunicación. Esta actividad parte de un juego, con el cual incitar al niño a divertirse, a recorrerse el parque encontrando aquello que debe buscar para ser el ganador. Pero a su vez, se denota otro juego, ese juego en evidenciar los deterioros de las instalaciones por la falta de fondos que se le ofrece al barrio por su situación social.

 

Advertisements